¿Cómo te enfrentarías financieramente a una incapacidad o enfermedad de larga duración?

By

November 16, 2012SegurosSin comentarios

Noviembre es el Mes de Concientización del Seguro de Cuidado a Largo Plazo. El seguro de cuidado a largo plazo o LTCI (por sus siglas en inglés) es uno de los seguros más olvidados. Cuando las personas piensan en comprar un seguro, generalmente piensan en seguro de vida, seguro de auto y seguro de salud, pero al LTCI generalmente no lo tienen presente. A pesar de no ser tan conocido como otros tipos de seguros, es muy probable que la mayoría de nosotros lo necesitemos en un momento dado de nuestras vidas, ya sea para nosotros mismos, nuestro cónyuge o nuestros padres.

LTCI es un tipo especial de póliza de seguro que paga por los gastos relacionados con el cuidado de una persona que ya no puede cuidar de sí misma debido a enfermedad, incapacidad o vejez. Cubre los gastos que las pólizas de seguro médico no suelen cubrir. También se encarga del pago de servicios a largo plazo que una póliza de seguro médico solo cubriría durante un corto periodo. Muchas personas creen que un LTCI es solo para los ancianos, pero todos podríamos ser afectados por accidentes o enfermedades debilitantes que podrían dejarnos con una necesidad de asistencia a largo plazo. Como la mayoría de los productos de seguros, comprar un LTCI cuando se es joven significa que las primas serán más baratas.

Muchas personas se preguntan si el LTCI realmente es necesario. La necesidad de este tipo de seguro se hace evidente al examinar el costo del cuidado a largo plazo. En promedio, las personas que necesitan cuidado a largo plazo gastan entre $15.000 a más de $80.000* por año, dependiendo del nivel de atención requerido. Esto es aparte de los gastos de subsistencia típicos. Gastos como estos pueden ser desastrosos a nivel financiero para una familia y la falta de recursos financieros también podría afectar la calidad de vida del paciente.

Para aquellas personas de bajos ingresos que califiquen, la protección ofrecida por la Administración del Seguro Social a través del programa SSDI, así como también los programas de Medicaid pueden ofrecer alguna ayuda. Sin embargo, Medicaid puede tener restricciones y la suma de dinero que paga a los proveedores de servicio puede limitar sus opciones, mientras que el SSDI puede tardar meses o incluso años antes de aprobar una solicitud o pagar los beneficios. Si bien es cierto que las pólizas de LTCI pueden ser costosas, cuestan menos de lo que muchos creen ya que las primas pueden ser deducibles de impuestos.

Al evaluar el seguro de cuidado a largo plazo se debe tener en cuenta que no es solo para tu beneficio. También puede ser para tus padres u otros seres queridos de quienes serás responsable en el futuro.

Muchas familias latinas tienen la tradición de cuidar de sus ancianos y no considerarían enviar a sus padres a asilos subvencionados por el Estado. Por ello, la compra de LTCI para tus padres es una forma de protegerte de la carga financiera de cuidar de personas mayores considerando que el costo de cuidado sigue incrementando. También garantiza que puedas mantener la promesa que les hiciste a tus padres de atenderlos cuando más necesiten de ti. Es cierto que las pólizas de LTCI pueden ser costosas, pero es importante tener en cuenta que las primas pueden ser deducibles de impuestos.

Teniendo esto en mente, no solo pienses en el LTCI para ti, sino para tus padres o las personas que sabes necesitarán tu apoyo financiero. De esta manera, puedes mantener tus promesas de cuidar a tus seres queridos sin sacrificar tu calidad de cuidado y jubilación en el proceso.

 

*Costo promedio anual 2012 de una residencia privada de asistencia medica, Genworth 2012 Cost of Care Survey