¿Tiene que ser latino tu agente de seguros?

Son más dudas que respuestas las que nos invaden cuando estamos seleccionando a un agente de seguros. En un mar de publicidad que nos inunda  día a día, se hace muy fácil dejarse influenciar o por último, confundir por los ofrecimientos de las compañías de seguros. De ahí la importancia de seleccionar a un agente que vele apropiadamente  por tus intereses, y  una de las interrogantes que tal vez tengas sea ¿debe ser este agente latino? He aquí algunos puntos que te ayudarán a despejar esta duda.

Tu agente no necesariamente debe ser latino, ya que existen otros factores que pueden ser más relevantes al momento de tomar la decisión.

Los factores

Debes tener en cuenta la preparación y acreditación de tu agente de seguros. Recuerda que esta es la persona que te va asesorar en la selección de una póliza de seguro adecuada para tus necesidades.

La experiencia es otro factor que debes tener en cuenta al momento de decidir quién será tu agente de seguros. Este debe tener amplia experiencia en el asesoramiento de personas que tengan tus mismos requerimientos o que se asemejen a tu perfil.

También debes considerar la cantidad de clientes que tiene el agente con el que vas a trabajar. No es aconsejable ser su conejillo de indias. Por eso, es mejor conseguir un representante que tenga suficiente trayectoria que ratifique su trabajo y compromiso con los clientes. Y quizás algo más importante es que tenga una variedad de pólizas para que no veas limitadas tus opciones.

Existen otros aspectos personales que pueden marcar la diferencia a la hora de seleccionar a un agente de seguros.

Es importante que tengas una comunicación abierta y clara con tu agente de seguros. Recuerda que tienes derecho a hacer todas las preguntas que sean necesarias para entender con exactitud lo que estás comprando. Por eso, tal vez  comunicarse en el mismo idioma te facilite expresar tus deseos, ya que así podrás entender la letra pequeña de los contratos, que en muchos casos podría perjudicar tus intereses.

A final de cuentas, lo importante es que entiendas que debes seleccionar el agente que te genere más confianza y con el cual te sientas identificado con la calidad del servicio que te ofrece, ya que como cliente tienes derecho a ser tratado con respeto.

Por último, no te dejes influenciar por la publicidad. Haz tu propia investigación y sobre todo, realiza la selección con base en las experiencias o comentarios de otros.