$800 es el monto máximo que la ley federal requiere que una aerolínea le pague a un pasajero por hacerles llegar tarde a su destino a causa de un vuelo sobre vendido.