Ahorra en tus impuestos ahorrando energía

Ahorrar energía no es sólo bueno para el medio ambiente, sino que también para el bolsillo. No solo puedes ahorrar dinero en la energía que no consumes, sino que también puedes pagar menos impuestos por ello, o por su producción. El Acta de Recuperación y Reinversión Americana (ARRA) del 2009 contiene medidas para que los dueños de casa y empresarios puedan obtener créditos tributarios (tax credits) al instalar equipos en sus casas o negocios que ahorren o produzcan energía.

Créditos tributarios para casas

El ARRA te da un crédito de 30 por ciento del costo de ciertas mejoras aprobadas que le haces  a tu casa, hasta un total de $1,500.  Algunas de éstas son:

  • el añadir aislamiento térmico;
  • ventanas exteriores de eficiencia energética; y
  • sistemas de calefacción y aire acondicionado de eficiencia energético.

En adición, si instalas mejoras energéticas que ocupen energías alternativas, puedes obtener un crédito del 30 por ciento del total sin el límite de los $1,500. Algunas de estas son:

  • los calentadores de agua solares;
  • bombas de calefacción geotérmicas; y
  • pequeñas turbinas de viento.

Tambien los estándares de ahorro de energía se han vuelto más estrictos con esta acta, a partir del 17 de febrero de este año.  Esto quiere decir que para que un equipo sea aprobado tiene que ahorrar bastante energía.   Sin embargo, si compraste tus mejoras antes del 1 de junio de 2009, puedes seguir usando los estándares  de ahorro de energíc anteriores en tu declaración de impuestos, y confiar en las etiquetas de “Energy Star”.

Créditos tributarios para empresas

Si tienes un negocio, puedes elegir entre tres opciones para financiar renovaciones que produzcan electricidad del viento u otros recursos renovables. Puedes obtener:

  • un crédito tributario basado en la cantidad invertida;
  • un crédito tributario basado en la energía producida;  o
  • una concesión (grant).

Para plantas productoras de energía, puedes optar por un crédito tributario de inviersion, que es un 30 por ciento, o un crédito de 2.1 centavos de dólar por cada kilowatt-hora de electricidad producida mediante el uso de fuentes de energía renovables. Para esto, tu planta debe haber sido instalada entre el 2008 y el 2014 (2013 si es energía eólica).
Para obtener la subvención de un 30 por ciento, tu planta debe comenzar a construirse este o el próximo año, y debe de estar funcionando antes del 2014 (2013 para plantas eólicas).