Sony ha estado pasando recientemente por un momento muy difícil. Las consecuencias del ataque de ‘hackers’ que afectó a alrededor de 100 millones de consumidores tendrá repercusiones duraderas que podrían afectar el activo más valioso de la empresa: su marca.

Haga click aquí para seguir leyendo.