Cómo calificar para una hipoteca cuando trabajas por tu cuenta

Ser aprobado para una hipoteca sigue siendo algo bien difícil.  Los bancos han ido de un extremo (prestándole dinero a cualquiera) a otro (no queriendo prestarle dinero a casi nadie).  Pero personas con buen crédito, trabajos estables, altos ingresos, ahorros para poner un pago de entrada y cuyo banco participa en los programas de Fannie Mae, Freddie Mac o FHA tienen una buena posibilidad de ser aprobado.  Pero ¿qué tal si eres un contratista independiente? ¿O si eres dueño de una pequeña empresa? ¿Es posible ser aprobado para una hipoteca a estas alturas?

Por qué los bancos no quieren aprobar a los contratistas independientes y dueños de Pymes

Si el banco te presta dinero para que compres una casa ellos quieren que tu pagues tu cuota a tiempo. Punto. ¡No quieren otra cosa!  Para poder pagar a tiempo mes tras mes por 15 o 30 años requiere un ingreso estable.   Los bancos consideran que un sueldo generado mediante un trabajo con una empresa es más estable y seguro que un ingreso que entra por ser contratista independiente.

Como la mayoría de emprendimientos fracasan, ellos toman la posición de que existe una alta posibilidad de que la persona auto empleada fracase con su negocio. Si eso pasa, no puedes pagar la cuota.  Hasta cierto punto, tienen razón. Pero la realidad es que las tendencias económicas muestran que tampoco existe mucha estabilidad cuando eres empleado porque puedes quedarte cesante en cualquier momento.

¿Quieres que el banco te apruebe tu hipoteca?

Si quieres comprar una casa y eres contratista independiente o dueño de un Pyme, tienes que aceptar la realidad que será más difícil para ti ser aprobado para una hipoteca.  Pero si hay cosas que puedes hacer para maximizar la probabilidad de que te aprueben.

Esperar a que tu negocio cumpla dos años

Si tu negocio no tiene un mínimo de dos años operando, te sale mejor esperar porque casi ningún banco te va a considerar seriamente.  Los bancos requieren un historial operativo mínimo de 24 meses.

Tener todos tus documentos organizados y vigentes

Aunque esto suene obvio, la mayoría de emprendedores fallan con este punto.  Si tu empresa es una corporación, ¿tienes los estatutos?  ¿Tienes el certificado de incorporación?  ¿Tienes las últimas declaraciones de impuestos?  ¿Tienes tus estados financieros para los dos últimos años?  ¿Tienes tus estados de cuenta para todas las cuentas del negocio?

Además, tienes que tener todos los documentos personales que se requieren para cualquier hipoteca.

Evitar las hipotecas online

Las hipotecas que uno consigue por Internet o por teléfono pueden ser buenas pero para personas que tienen un perfil estándar.  La persona auto empleada no tiene un perfil estándar.  Te sale mejor ir en persona a los bancos locales.  Aun mejor sería solicitar la hipoteca de un banco local que ya te conoce porque has trabajado con ellos por muchos años a nivel personal o empresarial.  Algunos bancos locales tienen un especialista experto en hipotecas para personas auto empleadas.

Llenar tu declaración de impuestos…honestamente

No estoy acusando a nadie de nada, pero la realidad es que muchos dueños de pequeñas empresas, especialmente aquellos que trabajan principalmente con efectivo, no declaran todos sus ingresos al momento de llenar la declaración de impuestos.  Hacen esto para pagar menos impuestos.  Quizás tu negocio genera $80,000 en ventas pagadas en efectivo y $50,000 en ventas pagadas con tarjetas de crédito.  La tentación para algunos dueños es solo reportar la parte vendida por tarjetas y de esta forma minimizar lo que pagas en impuesto.

Al corto plazo esto puede lucir como algo que te beneficia, pero no solo es ilegal sino cuando vayas a aplicar para una hipoteca, el banco solo tomará en consideración el ingreso que le reportas al IRS.  Cuando vean un ingreso muy bajo, no van a aprobarte.  Así que si quieres la oportunidad de solicitar crédito (no solo una hipoteca, sino también crédito para tu negocio) en el futuro, tienes que cumplir y pagar lo que debes en impuestos.

Mantener el equivalente de 12 cuotas en tu cuenta de ahorro

Si puedes mostrar que tiene en tu cuenta bancaria el equivalente de 1 año de cuotas entonces el banco se sentirá más cómodo aprobando tu hipoteca.  Por si algún motivo tus ingresos bajan, saben que puedes seguir pagando a tiempo usando el dinero en tu cuenta de ahorro.  Así que si la cuota es de $2,500 mensuales, debes tener $2,500 x 12 = $30,000 en tu cuenta de ahorro. No basta con pedirle a un amigo que deposite el dinero el día antes de que envíes tu aplicación.  Ellos quieren ver que ese dinero ha estado ahí por varios meses antes de que apliques.

¿Es demasiado lio?  ¿Vale la pena?

Es cierto que para el emprendedor es más difícil conseguir una hipoteca. Pero si eres emprendedor ya debes estar acostumbrado al hecho de que nada es fácil para ti.  Tienes que luchar por tu negocio y en este caso también por tener tu casa.

¡Adelante! ¡No te desanimes!