Cómo prepararte para una recesión económica

El 2008 ha comenzado con una serie de noticias preocupantes sobre la economía de los Estados Unidos.

La crisis hipotecaria y el mercado de bienes raíces siguen empeorando. Los consumidores están gastando menos en las tiendas. Las empresas están contratando a menos personas. El costo de la comida y la gasolina siguen aumentando.

El dólar sigue bajando, haciéndolo mas caro comprar productos importados. Cualquiera de estos acontecimientos solos no señalarían un problema muy serio, pero tomados todos a la vez dan la impresión de que este año puede caer en recesión nuestra economía.

Una recesión ocurre cuando la economía produce menos productos y servicios por dos trimestres consecutivos (un total de 6 meses). Cuando producimos menos, empresas sufren y bajan sueldos, eliminan puestos de trabajo o hasta cierran sus puertas. Todos sentimos el efecto. Actualmente los expertos no saben con certeza si vamos a caer en recesión pero cada día parece más probable.

Las familias hispanas tienen que ir preparándose ya para no caer en problemas financieros serios si la economía sigue el rumbo actual. ¿Cómo puedes enfrentar esta situación? No esperes y toma los siguientes pasos:

Elimina gastos no necesarios.

En vez de esperar hasta que tu sueldo sea reducido o tu trabajo eliminado comience hoy a gastar menos. Trata de reducir tus gastos 100 dólares al mes (25 dólares semanales) cada mes sin falta.

Paga las deudas de las fiestas cuanto antes.

A pesar de que las familias gastaron menos en diciembre (comparado al 2006) en fiestas y regalos, muchos pagaron con tarjetas de crédito y ahora en enero están llegando las cuentas. Tome un trabajo adicional por unos meses para pagar esto cuanto antes. Si las cosas empeoran y te quedas cesante es una deuda menos que tienes que pagar cuando menos puedas.

Establezca un fondo para emergencias.

Lo ideal es tener seis meses de gastos disponibles en una cuenta de ahorro. Si pierdes tu trabajo no tienes que usar tarjetas de crédito para pagar los gastos cotidianos. Ahorrar tanto dinero toma tiempo por eso debes comenzar cuanto antes.

Revisa tu hipoteca para posibles cambios en la cuota.

Este año más de 355 mil millones de dólares en hipotecas cambiaran de una tasa fija a una tasa variable. Este cambio significa que la cuota mensual subirá. Tienes que revisar tu contrato hipotecario para ver en qué mes cambia tu tasa, a cuanto cambia y como impacta tu cuota. No vale guiarse por lo que el representante del banco o el corredor le dijeron; lo único que vale es lo que está por escrito en tu contrato. Si te enteras de ante mano puedes ir ajustando tu presupuesto para pagar este incremento sin problema.

Si no entramos en recesión y la economía mejora, entonces aun sales ganando con mayores ahorros, menos gastos y ¡menos dolores de cabeza!