Cómo proteger a tu familia mediante el seguro de vida

Durante más de 250 años, el seguro de vida ha sido una herramienta importante utilizada por las familias estadounidenses para proteger a sus seres queridos. A pesar de su largo historial de éxito, aún hay millones de familias, especialmente hispanas, que aún no deciden si vale la pena comprar un seguro de vida. La respuesta a esa pregunta es un rotundo sí. Pregúntale a cualquier familia que haya sufrido por la muerte inesperada de un ser querido y descubrirás que ninguna ha lamentado el hecho de haber tenido un seguro de vida en ese momento.

Cómo funciona el seguro de vida

Recuerda que el seguro de vida es un tipo de contrato especial: promete pagar dinero (denominado “indemnización por fallecimiento”) a una o más personas si otra persona muere. Las personas que reciben el dinero se denominan beneficiarios y la persona cubierta en caso de muerte se denomina persona asegurada. El beneficiario recibe la indemnización por fallecimiento, en base a lo que este notado en el contrato, si la persona asegurada muere durante en plazo de vigencia de la póliza de seguro. Asumiendo que no hay circunstancias inusuales y que los pagos de la póliza (llamadas primas) están al día, el dinero suele pagarse rápidamente y en su totalidad a los beneficiarios. A diferencia de los ingresos por inversión, los beneficios por fallecimiento son 100 por ciento libres de impuestos.

¿Realmente necesito un seguro de vida? De ser así, ¿cuánto?

Cuando surge la interrogante de tener un seguro de vida, generalmente esto es lo que muchos hispanos se preguntan. Si respondes SÍ a tan solo una de las siguientes preguntas, entonces necesitas un seguro de vida:

  • ¿Tienes cónyuge?
  • ¿Tienes hijos menores de edad?
  • ¿Tienes alguna deuda?
  • ¿Tienes abuelos, padres o hermanos a los que les das dinero?
  • Incluso si nadie depende de ti a nivel económico, ¿quieres dejar dinero para cubrir el costo de tu funeral?
  • ¿Quieres dejar dinero a tus herederos o a tu institución de caridad, organización o escuela favorita cuando mueras?

¡Es difícil encontrar personas que no respondan afirmativamente a una de estas preguntas! Una vez que sabes que lo necesitas, la pregunta pasa a ser, ¿cuánto realmente necesitas? La cantidad depende de cuánto ganas, cuánta deuda tienes, cuántas personas dependen de ti, durante cuánto tiempo dependerán de ti y cuánto quieres dejarles a tus herederos. Una magnífica manera de averiguar cuánto necesitas es visitando www.cosaspasan.org, donde encontrarás información clara y sencilla de utilizar, así como la Calculadora de las Necesidades de Seguro de Vida (www.cosaspasan.org/calculadora) que te ayudarán a determinar aproximadamente  cuanta protección debes de adquirir. No es deseable comprar muy poca cobertura porque entonces tus beneficiarios no tendrán la protección suficiente. Pero, a su vez, tampoco quieres comprar cobertura excesiva porque innecesariamente estarías pagando primas más costosas.

¿Cualquiera puede ser el beneficiario? ¿Cualquiera puede comprar un seguro de vida?

La buena noticia es que cualquiera puede ser nombrado beneficiario sin importar dónde viva o cuál sea su condición migratoria. Si eres residente o ciudadano de los Estados Unidos y quieres comprar una póliza de seguros que pagará a tu familia en México en caso de que mueras, no hay absolutamente ningún problema. Si eres residente o ciudadano estadounidense y quieres nombrar a tu cónyuge indocumentado como beneficiario, también es posible. Tú tienes el derecho de nombrar a tus beneficiarios, ¡pero asegúrate de decírselos! Si algo te sucede, podría ser difícil ubicar a tu familia en un país extranjero. Dales el nombre de tu compañía aseguradora, el número de la póliza y la información de contacto de la compañía aseguradora.

Cuando se trata de asegurar a una persona indocumentada, ese proceso no es tan fácil. Si en el formulario de solicitud del seguro de vida dices que te encuentras en los Estados Unidos de manera ilegal, entonces es casi indudable que tu solicitud será rechazada. Si mientes en tu formulario de solicitud o utilizas información falsa, entonces una vez que lo descubran (como probablemente lo hagan), la compañía de seguros podría no pagarle a tus beneficiarios.

No  retrases esta importante decisión

La compra de un seguro de vida es el primer paso que debes tomar para la protección financiera de tu familia. Es un instrumento financiero accesible y que puede ajustarse a las necesidades de casi cualquier persona que lo necesite. No demores y visita www.cosaspasan.org hoy para que te informes más sobre el seguro de vida.