Cómo sobrevivir ganando el sueldo mínimo

Las estadísticas oficiales dicen que hay aproximadamente 2.5 millones de personas en los Estados Unidos que ganan solo el sueldo mínimo. Esta cifra no tiene en cuenta los millones de familias hispanas indocumentadas que ganan eso (o menos). Con el alza en los precios de la comida y el combustible, estas familias están sufriendo porque el poco dinero que ganan ahora compra menos en las tiendas y mercados.

En los Estados Unidos existe una ley federal (Fair Labor Standards Act) que fija un sueldo mínimo por hora que las empresas tienen que pagarles a sus empleados. Actualmente este mínimo es de $5.85 por hora. El 24 de julio de 2008 el mínimo subirá a $6.55 por hora y el 24 de julio de 2009 aumentará de nuevo a $7.25. La ley solamente es válida para empresas que venden más de $500,000 al año.

Si uno trabaja para una empresa que vende menos, esta ley no se aplica. Además, cualquier empleado tiene que recibir una paga mínima de “tiempo y medio” por cada hora que trabaja por encima de las 40 horas por semana según la ley. Por ejemplo, si ganas $6.00 la hora, después de 40 horas tienen que pagarte $9.00 por hora.

Esta ley federal no es la única ley que trata sobre el sueldo mínimo. También cada estado tiene su propia ley. Actualmente 38 estados del país tienen un sueldo mínimo por encima de lo que exige la ley federal. Doce estados lo tienen igual o por debajo.

Cuando existe una diferencia entre el sueldo mínimo federal y estatal, el más alto siempre gana. Actualmente el estado con el sueldo mínimo más alto es Washington con un sueldo de $8.07 la hora.

Tratar de cubrir los gastos básicos con un ingreso tan bajo es muy difícil, especialmente para aquellos que tienen niños pequeños. Pero no es imposible. Ten en cuenta los siguientes cinco consejos que te pueden ayudar a superar los sacrificios que tienen que hacer los que viven con el sueldo mínimo:

Elimina los gastos fijos de tu presupuesto.

Los gastos fijos son aquellos que uno tiene que pagar todos los meses sin falta. Algunos ejemplos incluyen el alquiler, el contrato del celular y el servicio de cable o satélite. Si trabajas menos horas un mes, o tienes algún gasto inesperado, igual tienes que pagarlos. No te dan ningún tipo de flexibilidad y por eso debes evitarlos.

Alquila un departamento más chico; usa un celular prepagado; cancela el cable.

Cuando vives con el sueldo mínimo, tienes que conservar tu dinero y usarlo para las necesidades más importantes. Las familias con muchos gastos fijos se encuentran en la difícil situación de tener que usar las tarjetas de crédito para pagar la diferencia entre lo que ganan y lo que gastan. Vivir así tarde o temprano te llevará a la bancarrota.

No pagues por lo que puedes conseguir gratis.

Un alto porcentaje del dinero que se gasta en diversión y en entretenimiento se gasta en cosas que también están disponibles sin costo. Pero por falta de conocimiento (o por comodidad) las personas pagan por ellas. Todos los pueblos del país, por ejemplo, tienen una biblioteca pública.

Hoy en día las bibliotecas ofrecen películas en DVD, acceso a Internet, revistas, libros, conciertos, programas para niños y mucho más. Casi todo es gratis o casi gratis. En vez de comprar DVDs, pagar por acceso a Internet en tu casa o divertirte yendo de compras al centro comercial, mejor vete a la biblioteca y aprovecha lo que ofrecen.

Fácilmente puedes ahorrar $100 al mes o más.

Inscríbete en programas de capacitación.

Los trabajos que pagan lo mínimo suelen ser ocupados por personas jóvenes o inmigrantes recién llegados. Son los primeros trabajos que consiguen y no requieren mucho conocimiento o formación. Para calificar para un trabajo que paga más, tienes que contar con alguna habilidad o capacitación específica. Al no buscarlo, te estás condenando a ganar lo mínimo por muchos años.

Aunque tu intención sea ahorrar dinero para enviar a tu país, ¿cuánto más podrías enviar si tuvieras un mejor trabajo?

Siempre vamos a tener gente joven e inmigrantes dispuestos a aceptar lo mínimo, y tú estarás compitiendo con ellos.

Por eso tienes que capacitarte para algo mejor. Actualmente existe una gran escasez de personas bilingües en la profesión del cuidado de la salud. Existen muchos cursos de certificación que uno puede tomar, y en algunos meses puede calificar para un trabajo que paga $15 a $20 la hora o más. Los trabajos de sueldo mínimo deben ser algo que uno hace por unos años solamente; no representan una carrera.

Piensa como un emprendedor.

Los emprendedores siempre están buscando oportunidades para hacer dinero. Tú también tienes que pensar así. Puedes buscar chatarra, limpiarla y venderla en un mercado de pulgas. Puedes conseguir un segundo trabajo desde tu casa. Puedes ofrecer algún tipo de servicio a tus colegas de trabajo. Todo representa una oportunidad. Tienes que aprovecharla.

Múdate a una ciudad más barata.

El costo de vida en las ciudades grandes siempre es más alto que en las ciudades pequeñas. Es cierto que uno puede ganar más trabajando en una ciudad grande, pero los gastos adicionales no justifican el dinero adicional. Te conviene buscar una ciudad pequeña donde haya trabajos pero donde el costo de vida se pueda manejar.