Dos mil dolares

$2,000 es el monto que una familia típica puede ahorrar al año si deja de comprar refrescos y en cambio toma agua.