El acceso al crédito se pone más difícil para los hispanos

Ahora que la crisis del sector hipotecario cumple su primer aniversario, muchos hispanos de todo el país están teniendo mayor dificultad en conseguir un préstamo bancario. Esto no se limita a las hipotecas sino que también se ve al momento de solicitar cualquier tipo de préstamo o línea de crédito como tarjetas de crédito, préstamos para comprar un vehículo, arrendamientos (lease) de vehículos, préstamos personales y más. También muchas empresas están experimentando lo mismo al solicitar capital para expandirse o para financiar sus operaciones. No es un fenómeno exclusivamente experimentado por los hispanos, pero el impacto sí es mayor para los hispanos que para otros grupos.

¿Qué está pasando?

Según una encuesta hecha por el Federal Reserve (banco central del país), los gerentes de préstamos de la mayoría de los bancos del país han cambiado sus requisitos para aprobar solicitudes de clientes. Han subido el puntaje FICO mínimo requerido para calificar para un préstamo. Antes un puntaje de 670 se consideraba bueno. Ahora, lo consideran como el puntaje de un prestamista “subprime” (los más riesgosos). También, están requiriendo que la persona verifique por escrito sus ingresos para comprobar que realmente tiene suficiente dinero para cumplir con las cuotas. No cualquier respaldo basta; quieren ver las declaraciones de impuestos de la persona. Ahora muchos bancos –porque no confían en sus clientes– están consiguiendo las copias de las declaraciones directamente del IRS para asegurarse de que un cliente no le esté entregando un ejemplar falso con ingresos elevados. Por otro lado, están limitando el monto de las líneas de crédito que otorgan.

¿Por qué hacen esto?

Estos cambios no nos deben sorprender porque representan un regreso a las normas tradicionales de los bancos. Fue solo en los últimos años que los bancos –por varios motivos– echaron a un lado su temor al riesgo y aprobaron préstamos a personas que típicamente no hubiesen calificado. Hicieron esto porque podían cobrar altos intereses y honorarios. Pero ahora están sufriendo por esas decisiones que les han costado miles de millones de dólares. Ahora en vez de estar pensando en cómo ganar más dinero, solo quieren dejar de perder y por eso solo quieren prestarles dinero a personas de quienes están seguros que no van a dejar de pagar.

¿Qué puedo hacer?

Debes prepararte para la nueva realidad. Aprobar un préstamo –aunque tengas buen crédito– ahora tarda mucho más tiempo, hasta meses en ciertos casos. También debes organizar tus papeles financieros con antelación y no esperar a que el banco te los pida. Esto incluye: declaraciones de impuestos de los últimos tres años; copias de los últimos tres estados de cuenta de todas tus cuentas; copias de tus historiales de crédito con una explicación por escrito de cualquier problema o cuenta en mora; y tus últimas colillas de pago. También debes estar dispuesto a firmar el formulario 4506 que le permite al banco solicitar una copia de tus declaraciones de impuestos directamente del IRS. Por último, no debes esperar hasta el momento justo cuando necesitas el dinero para aplicar. Es cuando estás desesperado que menos probabilidad tienes de conseguir el préstamo que buscas.

Aunque suene un poco frío, la realidad es que el banco no está interesado en tus necesidades; solo quieren saber si tienes el perfil financiero para cumplir con las cuotas del préstamo.

No Responses to “El acceso al crédito se pone más difícil para los hispanos”