El impacto de la inflación en nuestros bolsillos

Durante el 2007, vimos una tasa de inflación anual de alrededor del 4,1%.

Esto representa el aumento más grande en 17 años.  ¿Qué es la inflación y como nos impacta cuando sube tanto?  Existen varias definiciones que se usan actualmente para el término “inflación”. La más apropiada para los consumidores es la siguiente: “un incremento general en el precio de los bienes y servicios disponibles en el mercado”. Es decir que durante un mes, por ejemplo, los precios que uno paga por todo lo consumido -alimentos, alquileres, ropa, cortes de pelo, etc.- suben.

Esto no significa que cada vez que algo suba de precio corresponda atribuir el aumento a la inflación automáticamente. Más bien, hablamos de inflación cuando vemos que todos los bienes y servicios consumidos por una familia promedio suben de precio.

El impacto de la inflación es directo, porque disminuye su poder adquisitivo.  Básicamente, el consumidor paga más dinero por lo mismo sin recibir nada a cambio. Si el mes pasado gastó 200 dólares en gasolina y este mes tuvo que gastar 220 dólares por la misma cantidad de gasolina, pagó un 10% más por el mismo bien sin recibir nada adicional. Su dinero ya no alcanza para comprar tanta gasolina este mes como el mes pasado.

El impacto de la inflación hace que ahora tenga 20 dólares menos para gastar en otras cosas.

La Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por su sigla en inglés), una rama del Departamento de Trabajo del gobierno federal está encargado de medir la inflación cada mes. Ellos tienen un listado de aproximadamente 400 bienes y servicios que nosotros, los consumidores, consumimos en nuestra vida cotidiana.

Estos bienes y servicios están divididos en ocho categorías: alimentos, bebidas y tabaco; vestido y calzado; vivienda; productos y servicios para el hogar; medicina y conservación de la salud; transportes y comunicaciones; recreación, enseñanza y cultura; otros bienes y servicios. La BLS envía funcionarios a tiendas de todo el país para que registren cuánto cuestan estos ítems. Luego, la BLS multiplica el precio de cada ítem por la cantidad consumida en un mes por un consumidor promedio.

La suma de los montos obtenidos se usa para calcular el valor estadístico del Índice de Precios al Consumidor (Consumer Price Index). El cambio en el Índice de Precios al Consumidor de un mes o un año a otro es la medida de la inflación.

En otras palabras, el cambio en este índice representa el cambio en el precio de los ítems consumidos durante el período de tiempo medido.

La inflación siempre estará presente. El problema surge cuando empieza a crecer en forma acelerada. Aunque la tasa inflacionaria actual se encuentra relativamente baja (en otros tiempos, el país tuvo tasas de inflación por encima del 13%), el aumento en el precio del petróleo y la comida puede causar mayor inflación. Es importante mantenerse al tanto.