Es hora de actuar para proteger a su familia

“Del dicho al hecho hay un gran trecho” es una expresión que todos los latinos conocemos bien.  Está llena de sabiduría porque refleja la realidad que experimentamos al momento de poner en marcha nuestros planes o tomar decisiones. Si estos retrasos se limitaran a cosas de poca importancia como sacar la basura o limpiar el auto, el problema no sería tan grave. Pero lamentablemente no es así.  En las decisiones más importantes de la vida muchas veces fallamos y no hacemos lo que sabemos que debemos hacer.

El gran trecho al momento de comprar un seguro de vida

Un estudio elaborado por la Fundación Life, organización sin fines de lucro dedicada a educar a los latinos acerca de los seguros, y LIMRA nos informa acerca del trecho que existe entre los latinos con respecto al seguro de vida.  El “Estudio Barómetro sobre Seguros 2011” es el primer estudio hecho que analiza  la relación que tienen los latinos con los seguros de vida.  Los resultados son alarmantes.

Según el estudio, 7 de cada 10 consumidores hispanos reconoce que tener un seguro de vida es importante para ellos y sus familias.  Sin embargo, sólo el 54% ha comprado un seguro de vida. Entre aquellos que tienen un seguro de vida, el 22% —más de 1 de cada 5— reconoce que no es suficiente y debe comprar uno de mayor cobertura.   Es decir que la mayoría de los hispanos sabe que el seguro de vida es importante, pero no lo tiene o el que tiene no es suficiente.  Esto sí es un gran trecho.

No son válidas las razones que justifican la falta de un seguro

El estudio también indica que los latinos que no cuentan con un seguro de vida dan varias razones para no haber realizado la compra de algo que saben que es importante:

  • 92% dice tener otras prioridades financieras, es decir que prefieren gastar el dinero en otras cosas;
  • 83% indica que el seguro de vida es muy caro;
  • 74% admite que no tiene suficiente conocimiento acerca del seguro para comprarlo; y
  • 58% espera que alguien los contacte para tomar la decisión de comprar o no el seguro de vida.

Como asesor financiero, continuamente escucho todo tipo de razones para justificar malas decisiones financieras o la inacción en asuntos financieros importantes.  En realidad, muchas veces son simplemente excusas.  Con algo tan importante como la compra de un seguro de vida, no son válidas las razones que se dan para no adquirir un seguro.  Para aquellos que tienen otras prioridades financieras, es importante reconocer que no existe prioridad mayor que el bienestar de su familia.  Si una familia no tiene una póliza de seguro vigente para uno o ambos padres, una muerte prematura puede significar la debacle financiera de la familia.  No sólo deberán superar la pérdida de un ser querido, sino también lidiar con todas las deudas y la falta de un ingreso.  No hay mayor prioridad que asegurarse de que su familia esté cuidada en caso de que ocurra lo inesperado.

Para aquellos que no han comprado una póliza de seguro de vida porque creen que es muy costosa, en realidad las condiciones económicas actuales han creado una situación donde el seguro de vida es asequible para la gran mayoría de familias hispanas.  En muchos casos por menos de lo que costaría una cena familiar en un restaurante es posible cubrir la cuota mensual de una buena póliza de seguro de vida.

Para las personas que sienten que no tienen suficiente conocimiento acerca del seguro o están esperando que alguien los llame, les recomiendo que tomen la iniciativa de informarse.  Existen muchos recursos para conocer más sobre los seguros de vida.  El sitio web cosaspasan.org de la Fundación Life ofrece muchos recursos sin costo alguno para informarse acerca del seguro.  Tampoco cuesta nada hablar con agentes que venden seguros de vida y hacerles todas las preguntas que uno quiera.  El deber del vendedor no es sólo  vender, sino también informar y educar.  No tiene uno que esperar hasta que lo llamen; es  el deber de la persona que necesita el seguro ponerse en marcha.

No permita que exista un trecho entre su deseo de tener un seguro de vida y la compra del mismo. Visite hoy cosaspasan.org y llame a varios agentes para comenzar a informarse y tener la certeza de que si algo pasa, su familia estará protegida.