Gobiernos estatales ven enorme reducción en impuestos cobrados

Los gobiernos a nivel estatal generan ingresos de 3 fuentes principales: impuestos sobre los ingresos de individuos, impuestos sobre los ingresos de empresas, e impuestos sobre las ventas. Con estos ingresos los gobiernos proveen servicios para los residentes del estado. Ahora estos gobiernos están pasando por una verdadera pesadilla: para casi todos los estados, estas tres fuentes de ingresos han bajado súbitamente durante los primeros meses del año. Peor, los impuestos sobre los ingresos personales han bajado de una manera no vista antes. ¿Y cuál será el resultado de esto?

Reducción en los ingresos

El Nelson A. Rockefeller Institute of Government es una organización que se dedica –entre otras cosas– a analizar los ingresos de los gobiernos estatales y locales. Su último informe indica la seriedad de la situación. Durante el primer trimestre de 2009 (enero a marzo) los ingresos por impuestos sumaron solamente $134,600 millones comparado a $154 mil millones durante los primeros tres meses del año pasado. 45 estados experimentaron reducciones en los ingresos. Se espera que el resultado del segundo trimestre (abril/mayo/junio) sea aun peor. De las tres fuentes de ingresos, la que ha sufrido más son los impuestos empresariales, con una reducción del 16.2%. Claramente las empresas están sufriendo bajo la recesión.

Impacto por estado

Esta tabla muestra el cambio en puntos porcentuales (%) en los ingresos recibidos por estado durante los primeros tres meses de 2009. Mientras más negativo el número, peor le ha ido al estado. Alaska tuvo una reducción drástica en sus ingresos. California también tuvo una reducción muy fuerte, algo preocupante dado que ese estado solo es la octava economía más grande del mundo.

[TABLE=19]

Conclusiones

Hay que prepararse. Por ley, los gobiernos estatales no pueden operar con un déficit en su presupuesto. Esto quiere decir que sólo pueden gastar los que les entra. Si les está entrando menos de las fuentes tradicionales, buscarán otras fuentes. Es probable que comiencen a aprobar nuevos impuestos, honorarios y tarifas en actividades que no se ven tan afectadas por la recesión. Por ejemplo algunos estados ya están contemplando agregar un impuesto adicional sobre las ventas de vinos y licores.

También veremos una reducción drástica en servicios y beneficios otorgados por los gobiernos estatales. Simplemente no pueden seguir gastando dinero que no tienen. El gobierno federal sí puede hacerlo porque puede operar con un déficit (gastando más de lo que le entra) pero los estatales, no.