Guias y claves del buen gerente

By

April 23, 2009Empresarios1 Comment

Todos estamos expuestos a un mundo en permanente cambio. La velocidad con que avanzamos creando nuevas empresas o distintos tipos de organizaciones, introduciendo nuevos productos y servicios al mercado y adaptándonos, es consecuencia de la agresiva competencia empresarial existente. Esta competencia es influenciada por la responsabilidad de los gerentes de asegurar la sobrevivencia de sus empresas en el futuro.

Esto puede lograse, al menos, manteniendo la participación en el mercado de sus productos o servicios y generando las utilidades necesarias para satisfacer el retorno de la inversión esperada. En este ambiente, los gerentes sienten estrés, confusión, afán de estar al día en todo, necesidad de tomar ventaja de sus competidores, deseos de renunciar o cerrar el negocio, perdida de control del mismo y aún, hasta el de sus asuntos personales, casa o familia. Estudios han corroborado la existencia de ciertas acciones y prácticas comunes encontradas en los Gerentes exitosos, cuyas empresas han marcado una diferencia al enfrentar y manejar estos desafíos.

En general los gerentes de hoy cuentan con o bien tienen a la mano, el conocimiento, el espíritu empresarial, el liderazgo, la información y los cursos de educación en temas de gerencia, tecnológicos y aquellos específicos de su industria o sector. Sin embargo, las estadísticas señalan que de los negocios en los Estados Unidos más del 50% no llegan al quinto año de existencia, más del 70% fracasan por falta de un plan de negocios o dirección y más del 90% está operando entre el 50% y 70% de eficiencia y aún no lo saben. Al analizar, el por qué tanto en los casos de fracasos y éxitos, encontramos las características claves comunes de los gerentes exitosos.

Muchas personas en el mundo de los negocios o no, reconocen que existen muchas virtudes, innatas o adquiridas, que están asociadas con el éxito o fracaso en las actividades o propósitos de las personas o gerentes. Oímos con frecuencia que el éxito fue resultado de la presencia en el gerente de una o varias virtudes o valores; destacamos entre ellas su pasión y amor por lo que hace, liderazgo, compromiso, persistencia o constancia, conocimiento, organización y orden, su estilo gerencial, mentalidad ganadora, actitud positiva, excelente trato a las personas, clientes y trabajadores, visionario y buen comunicador. El peso que estas virtudes tienen en los resultados de una empresa puede cambiar según la industria, el segmento de la economía, sus productos, sus servicios y los grupos internos o externos de personas.

En la compleja realidad de los aspectos mencionados se necesita simplificar e integrar para actuar. Y tal como si estuviéramos en el banquillo del gerente, para ello identificamos, en los tres párrafos anteriores, tres áreas universales en que debe enfocarse el gerente y personal de toda empresa para el éxito. El medio para enfocarse es mediante un plan. Todo buen gerente debe tener su plan del negocio. Este debe ser inspirado y compartido por todos, incluyendo los miembros de la Junta Directiva, para asegurar una gestión integral que oriente el accionar y esfuerzo de todos al objetivo principal de satisfacer las necesidades esperadas de consumidores, empleados, accionistas y comunidad. Estas áreas universales e indispensables en todo plan de negocio son el direccionamiento estratégico, el gerenciamiento de los procesos y el gerenciamiento de la cultura integral de la empresa. La cultura integral tiene que ver con esos valores o virtudes mencionados los cuales deben definirse y compartirse para generar cohesión y por ello, sinergia, esto es que los resultados de los esfuerzos de dos sean iguales a los de tres.

El direccionamiento estratégico de la empresa corresponde al gerente y sus directos subalternos o personal clave de la empresa. Es necesario que este grupo examine y filtre las opiniones e inquietudes expresadas por todos en la organización. Este grupo debe definir y tener claro:

  1. Qué hace o hacen en la empresa, por qué o para qué lo hacen. Esta es la llamada MISIÓN o la razón de ser de la empresa;
  2. Qué queremos que la empresa sea en un futuro determinado. Esto es su VISIÓN;
  3. Los VALORES o CULTURA EMPRESARIAL que son los parámetros o valores de comportamiento individual o de grupo que más impactarán en el éxito al desarrollar la misión y lograr objetivos. Estos valores deben generar identidad y cohesión y pasar a ser las características distintivas de la empresa y sus personas;
  4. Las GRANDES ESTRATEGIAS que son las acciones a tomar para llevar la empresa de su estado actual al estado futuro deseado; esto es la forma en que desarrollaremos la misión para alcanzar la visión. Ir de donde estamos a donde queremos.

El alimento o materia prima para definir el direccionamiento estratégico se encuentra en el estudio y análisis de la realidad cambiante relacionada con:

  • El cliente o consumidor,
  • Sus expectativas y preferencias;
  • Las oportunidades y amenazas del mercado
  • Las fortalezas y debilidades de la empresa;
  • y los indicadores cualitativos y cuantitativos de la competencia y su comparación con los de la empresa.

Paralelo a la definición de cada aspecto del direccionamiento estratégico mencionado, debe quedar elaborado el plan estratégico a tres o cinco años. El plan estratégico contiene la situación actual y las estrategias a seguir para cada línea de productos o servicios existentes y nuevos, las estimaciones de sus ventas, costos, contribución a las utilidades totales, los recursos requeridos, los objetivos y metas de las áreas o centros de responsabilidad, el presupuesto y otros estados financieros.

Una empresa es un proceso cuyo primer y último responsable es el gerente. Dentro de la misma existen varios procesos bien de producción o servicio cuyos responsables son las personas en él involucradas. Los procesos son los centros de atención de todas las personas comprometidas con la empresa. Mediante su gerenciamiento se busca mejorar continuamente los productos y servicios de todas las áreas de la empresa, así como también los indicadores de productividad y de control.

Un proceso es un conjunto de operaciones sucesivas o paralelas desarrolladas con el fin de obtener un resultado definido. Los procesos pueden dividirse en varios subprocesos para facilitar su análisis. Esas operaciones o tareas son realizadas con la utilización de distintos medios disponibles llamados factores de manufactura o factores de servicio. Estos factores pueden ser los materiales, máquinas, métodos, mano de obra o factor humano, medidas, medio ambiente, etc. Estos medios disponibles se constituyen en causas de resultados esperados o buenos y no esperados o malos. El gerente y personal debe inventariar todos los procesos con el fin de definirlos, medirlos, analizarlos, mejorarlos y controlarlos. Es necesario priorizar los mismos en orden de su importancia e impacto para la empresa.

Los procesos relacionados con el personal son de vital importancia, especialmente el proceso de evaluación, remuneración e incentivos y participación de los empleados en las ganancias. Existen metodologías para facilitar las tareas del personal y el gerente para un efectivo gerenciamiento del los procesos cuyos beneficios están en la reducción de los costos, el incremento de la productividad, el incremento en la participación del mercado, la reducción de defectos y la retención de clientes. El gerenciamiento exitoso de los procesos en la organización es garantía de satisfacción de clientes, empleados, accionistas y comunidad.

El direccionamiento estratégico y el gerenciamiento de los procesos es conducido por personas. Lógico es que todos los conozcan y entiendan. Es aquí, en las personas, donde esta el éxito. El gerente debe comunicar y asegurarse que todos reconozcan y conciban al hombre como un ser que busca sentirse bien consigo mismo, aceptado y reconocido por otros y además, a gusto con su desarrollo personal y profesional. El gerente debe ser ejemplo en lo anterior, consistente y confiable para que cada empleado se sienta muy bien. Este buen ejemplo se contagia y se propaga.

En este ambiente, y mediante el ejemplo de todos, el empleado sentirá amor por la empresa y reflejará en cada acción o actividad aquellos valores o características de comportamiento que facilitarán el desarrollo y logro de los fines de la organización. En este ambiente, siempre será más fácil optimizar la actitud y el aporte de cada individuo en sus tareas con un enfoque insistente en perfeccionar la calidad de la organización y sus resultados incrementando la satisfacción de los clientes (internos o externos según el proceso), incrementando la eficiencia, reduciendo costos y desperdicios e innovando para lograr mayores ventas con los productos o servicios existentes o nuevos. El gerente y grupo estratégico debe revisar y presentar el plan de negocio, sus avances y resultados periódicamente a todos los empleados promoviendo la comunicación abierta y retroalimentar el plan.

Estos son los elementos para que el gerente forme una cultura integral y consiga un atractivo y sano ambiente de trabajo. En su desarrollo, las siguientes prácticas son esenciales: actuar siempre reconociendo y felicitando el buen trabajo de las personas y fomentando esto en todos; asegurar que cada gerente tenga una persona calificada para desempeñar su trabajo; comunicar las expectativas a cada uno, medir su desempeño, premiar según resultados y no esfuerzos y cómo se ve su futuro en la empresa; no aceptar personas negativas o de resultados pobres; cultivar siempre la ambición individual y el entusiasmo; eliminar diferencias o preferencias personales teniendo en cuenta sólo los logros de las personas.

Sin duda, podemos decir que el buen gerente asegura su éxito y crecimiento de la empresa teniendo un plan de negocio y motivando el accionar de todos hacia los mismos propósitos. Primordial que su atención y soporte este en la gente, clientes, empleados, dueños y comunidad. Gerente que quiera sobresalir ante la competencia necesita contar con gente maravillosa dispuesta a hacer siempre la diferencia en un ambiente de trabajo feliz.

One Response to “Guias y claves del buen gerente”
  1. curso de direccion

    Muy buen aporte. El liderazgo es un proceso que implica no solo la capacidad de tomar decisiones, sino la habilidad de desarrollar una cierta estabilidad emocional. Será fundamental adquirir la confianza pero al mismo tiempo el respeto de los dirigidos para que estos desarrollen tareas encomendadas de manera responsable y eficaz.