La privacidad electrónica en tu lugar de trabajo no existe

En el trabajo existen ciertas normas de formalidad y profesionalismo que uno mantiene cuando habla con sus colegas. Es de sentido común que uno no puede hablar vulgarmente, faltarles el respeto a los demás o hablar abiertamente sobre las mentiras que uno dice en el trabajo (como contarle a un colega sobre el día que estuviste “enfermo” pero realmente fuiste a un partido de fútbol). ¿O quién hablaría a voz alta con la competencia buscando mejores oportunidades de empleo? Cualquiera que hiciera esto diríamos que no valora su trabajo y pronto lo perderá.

Pero las mismas personas prudentes que jamás dirían estas cosas en voz alta lo hacen un sinnúmero de veces en otro foro: Internet. Los correos electrónicos, los mensajes instantáneos o “chats” están llenos de todo tipo de contenido totalmente inapropiado para el trabajo. La gente cree que tienen algún tipo de privacidad mágica al usar estas modalidades de comunicación, como si nadie más tuviera acceso a ellos. ¡Los que piensan así están equivocados!

La gran mayoría de los empleadores están vigilando TODOS los emails que entran y salen de la empresa.

En algunos sectores –como el financiero– tienen que hacerlo por ley. En otras empresas lo hacen para asegurarse de que los empleados no están haciendo cosas indebidas mediante las comunicaciones electrónicas. No sólo lo revisan, sino que también lo almacenan electrónicamente en archivos enormes y en cualquier momento pueden revisarlos.

Porcentaje de empresas que revisan y almacenan comunicaciones electrónicas:

  • Correo electrónico: 80%
  • Búsqueda en la Web: 65%
  • P2P archivos compartidos: 40%
  • Mensajes instantáneos: 38%
  • Sitios de redes sociales: 36%

Típicamente usan programas de computación especiales que funcionan como “filtros”. Los filtros buscan ciertas palabras clave en todos los emails que entran y salen. Si tu email contiene una palabra clave, entonces el filtro lo resalta para que un empleado lo revise y decida que acción tomar. Enviar comunicaciones con contenido vulgar, prohibido, ilegal o que viole una norma de la empresa es suficiente para despedirte. O viéndolo desde otro punto de vista, siempre tienen guardados esos emails indebidos y el día que haces algo que no les guste, pueden usarlo como una excusa para despedirte. Y si lo hacen pueden registrarlo como un despido por culpa tuya, algo que te puede negar los beneficios de desempleo.

Personalmente conozco casos donde ejecutivos exitosos de alto rango han perdido su trabajo por el tipo de chiste vulgar que envían por email. ¿Has hecho esto alguna vez?

Lo más seguro es siempre asumir que tu jefe está leyendo todos los emails que escribes. Teniendo esto en cuenta, ¿cambiarías lo que escribes?