Los de tercera edad están sobreviviendo con las tarjetas de crédito

La gente en la tercera edad (más de 65 años) es el grupo que más rápido está acumulando deudas de tarjetas de crédito, según lo reportó MainStreet.com. En promedio, la deuda acumulada es de $10,235. Estas deudas no son causadas por gastos frívolos, sino que en su mayoría son para necesidades vitales, como lo son las medicaciones. En comparación, el resto de la población tiene un promedio de $9,827 en deuda.

¿Qué hacer?

Lo mejor es evitar entrar en deuda. Sin embargo, si es que ya estás endeudado, hay medidas que puedes tomar.  Eso sí, recomendamos consultar a un experto financiero (como lo es Mike Periu) antes de tomar cualquier decisión drástica.

1. Usa tu seguro de vida. Puedes usar un préstamo de rendición de efectivo (cash-surrender loan), que es el dinero que se te daría al cancelar el seguro de vida, para obtener el dinero que se les daría a tus parientes al momento en que fallezcas.  Puede que valga más usar tu seguro de vida mientras todavía la puedas disfrutar, según SmartMoney.com. Esto es valido para polizas de seguro de tipo “Whole life”.  Los seguros “Term Life” (que generalmente representan una mejor opcion) no ofrecen esta opcion.

2. Usa una hipoteca inversa (reverse mortgage)
.  Según SmartMoney, en este caso le puedes hipotecar tu casa al banco, y éste te haría un pago inicial y pagos regulares hasta tu fallecimiento, momento en el cual ellos tomarían posesión de la casa.  Lo malo es que el banco haría inspecciones anuales para asegurarse de que la propiedad está bien mantenida y, si quieres que tus hijos hereden tu casa, ellos deben de comprarle la casa al banco. Pero el beneficio clave es que te permite quedar en tu casa por el resto de tu vida y recibiras un cheque mensual para ayudarte con los gastos.

3. Puedes negociar tu deuda
.  Muchas veces, las compañías prestamistas aceptan un pago total menor del que se les debe, si es que se les ofrece una parte considerable de la deuda.  En el caso de la gente de tercera edad, esta opción les es más atractiva, ya que no sólo se les ahorra el tiempo y esfuerzo de colectar la deuda, sino que también les sería ilegal embargarte parte de tu pensión.

4. Puedes ignorar tu deuda.  Aunque te demanden, lo que los prestamistas pueden hacer es poco. Más que tomar posesión de tu propiedad para pagar la deuda en el momento de tu fallecimiento, no pueden hacer más nada, según SmartMoney, sobretodo porque cobrar la deuda de una persona de la tercera edad es difícil.  Si no tienes propiedad, tu deuda no pasará a tus parientes, así que al terminar la vida, termina la deuda.