No se enamore de su idea de negocio

La gente puede hacer cosas absurdas en nombre del amor y los empresarios no son inmunes a cometer este tipo de error. El objeto del afecto no tiene que ser el cónyuge; puede ser ese otro ser querido en la vida, conocido como la “idea de negocio”.

Leer más.