Oportunidades entre empresas hispanas en EEUU y empresas en Latinoamérica

El comercio entre Estados Unidos y Latinoamérica representa una de las principales relaciones comerciales en el mundo.

Durante los últimos 20 años, el volumen de importaciones y exportaciones anuales entre los dos socios ha incrementado un 460%, superando los $425 mil millones anuales en el 2004.

Esto representa 18.6% de todo el comercio internacional realizado por EEUU durante el año, ubicando a Latinoamérica como el segundo socio comercial del país detrás de Canadá.  Desde enero del 1985 hasta diciembre del 2004 Latinoamérica exportó a Estados Unidos bienes y servicios valorados en $2.36 millones de millones, mientras que importó desde Estados Unidos un total de $1.97 millones de millones, dejando una plusvalía para la región en exceso de $390 mil millones. $82 mil millones de esta cifra fue realizada el año pasado.  Mantener las fuertes alianzas comerciales es esencial para el bienestar económico de la región.

Emprendedores y ejecutivos hispanos en Estados Unidos y sus contrapartes en Latinoamérica, disponen de una gran ventaja para poder mantener esta alianza.  Entre los mayores desafíos de exportar o importar bienes y servicios se encuentra la identificación y selección de un socio confiable en el país ajeno que brinda el conocimiento, experiencia y recursos necesarios para ejecutar las tareas claves que conlleva la operación de un negocio con proyección internacional.

Este primer paso típicamente es el más difícil.

Al margen de lo que esté buscando, sea un distribuidor, un proveedor o simplemente alguien con quien explorar las posibilidades de comercio que existen en otro país, la realidad es que esta búsqueda se agiliza cuando uno ya tiene una fuente de posibles socios como son los emprendedores y ejecutivos hispanos en Estados Unidos y Latinoamérica.  Los vínculos culturales, como el idioma,  las costumbres y el conocimiento íntimo del consumidor hispano, pueden servir de base para establecer vínculos comerciales.

Entre las principales oportunidades que estos dos grupos pueden aprovechar mejor, es el trabajar juntos para satisfacer las necesidades de la creciente comunidad hispana en EE.UU.  Con más de 40 millones de personas y un poder adquisitivo que para el 2009 superará los $920 mil millones, los hispanos en EE.UU. representan un mercado enorme con  un sinnúmero de oportunidades para aquellas empresas que sepan como posicionarse.

Las empresas latinoamericanas poseen acceso directo a productos y servicios afines para los hispanos como productos comestibles nativos, información para distribución por los medios de comunicación, servicios profesionales como la traducción y el desarrollo de programas para los medios en español y mucho, mucho más.  Las empresas hispanas poseen el conocimiento íntimo del consumidor hispano y también manejan redes de distribución dentro de este creciente mercado.

La fusión de productos y servicios genuinamente hispanos con el conocimiento íntimo del mercado y las redes de distribución representa una combinación sumamente poderosa para venderle a este mercado.

A pesar de su tamaño y crecimiento económico, las empresas estadounidenses hasta ahora no han invertirlo los recursos adecuados para llegar al mercado hispano.  La realidad es que en el 2004 las empresas estadounidenses le dedicaron al mercado hispano menos de un 3% de sus gastos publicitarios totales de $141 mil millones.  Esta falta de atención le deja las puertas abiertas a las empresas hispanas y latinoamericanas que estén dispuestos a invertir en este mercado.

El desequilibrio entre el tamaño del mercado y la actual inversión en publicidad (y mercadotecnia) no durará por siempre y por eso es recomendable aprovechar la oportunidad cuanto antes para no dejarla pasar.

Las cámaras de comercio y otras organizaciones profesionales y gubernamentales pueden jugar un papel muy importante en fortalecer la relación entre las empresas hispanas en EEUU y las latinoamericanas para que aprovechen esta importante oportunidad.  Una de las mejores formas de hacer esto es brindando acceso a información y a herramientas claves para fortalecer el perfil de empresas.

El tener dueños de origen hispano o latinoamericano no cambia las necesidades básicas que tiene cualquier empresa.  La mayoría de las más de 2 millones de empresas hispanas en EEUU caen dentro de la categoría de PyMes y muchas requieren asesoría e información sobre las mejores prácticas administrativas, como la organización de un plan de mercadotecnia, la maximización del rendimiento de recursos y el acceso a financiamiento.

Tener información confiable sobre estos temas es esencial para asegurar que estas empresas tengan la liquidez y fortaleza necesarias para llevar a cabo sus planes de expansión internacional.  Algo muy importante también es darle publicidad como ejemplos modelo a proyectos exitosos.

Esto sirve para animar a emprendedores y educarlos sobre las mejores formas de estructurar acuerdos con empresas foráneas.

Por último, estas organizaciones pueden tomar el papel de terceros confiables que pueden conectar posibles socios.  Esto ayudaría mucho con ese primero paso de establecer contacto con un posible socio.

La promoción de los vínculos comerciales entre los hispanos en EEUU y Latinoamérica representa una de las principales oportunidades económicas del hemisferio no solo para empresarios, sino para todos los miembros de nuestra sociedad.