El paquete de estímulo bajo la lupa

By

February 4, 2009Economía2 Comments

Paquete de estímulo

El paquete de estímulo que actualmente está estudiando el gobierno de los Estados Unidos representa el proyecto de ley más costoso en la historia del país. El costo final aún no se conoce porque muchos detalles se están negociando, pero es muy probable que supere los $850,000 millones.

Dado este alto costo, es el deber de todo aquel que será impactado informarse lo más posible sobre el paquete de estímulo y formar una opinión basada en los méritos y los riesgos de tal proyecto.

¿Cómo funciona la economía? Una explicación MUY breve

Nuestra economía está compuesta de tres grupos principales: los consumidores, las empresas y el gobierno. Cada uno juega un papel importante.

Los consumidores “consumen”, es decir gastan su dinero comprando productos y servicios. También son trabajadores que ofrecen su mano de obra a las empresas que los contratan.

Las empresas les dan trabajo a los consumidores, les pagan el sueldo y les dan otros beneficios. Las empresas también compran y venden los productos y servicios que los consumidores compran.

El gobierno juega muchos papales, entre ellos el de consumidor, ya que “consume” productos y servicios, y el de “empleador”, porque ofrece trabajos a los consumidores.

Cuando las cosas funcionan bien, todo está equilibrado, cada grupo juega su papel y la economía crece. Este crecimiento se mide calculando el valor total de los productos y servicios hechos en el país durante cierto período de tiempo. Es importante que la economía siga creciendo porque esto significa más trabajo, más dinero y más prosperidad en general, algo necesario para poder asimilar en la economía a las miles de personas que llegan a nuestro país cada día (sea por inmigración o por nacimiento).

Pero cuando las cosa no funcionan bien –sea por el motivo que sea– este equilibrio se rompe. Los consumidores comienzan a comprar menos productos y servicios, lo cual impacta a las empresas. Como están vendiendo menos, comienzan a producir menos y a bajar los precios. Esto les genera menos ganancias y tienen que despedir a los empleados, lo cual impacta a los consumidores. Si las empresas ganan menos y los consumidores están sin trabajo, entonces ambos van a pagarle menos impuestos al gobierno, quien entonces tiene que tomar más dinero prestado para financiar sus gastos.

Esta es la situación que vivimos actualmente.

¿Qué es un “paquete de estímulo”?

Cuando se habla de estimular la economía, realmente se está hablando de “gastar más dinero”. Como los consumidores y las empresas han decidido gastar menos (y en los países libres no se los obliga a que gasten más) entonces queda el gobierno, que trata de compensar por todo ese dinero no gastado. Prepara una larga lista de proyectos y provee el dinero para financiarlo.

La idea es que sean proyectos donde tienen que contratar a personas (y así generar trabajos para aquellos que lo han perdido) y donde tienen que comprar productos y servicios de empresas (para compensar por ventas perdidas y “estimularlos” para que también contraten más personas o por lo menos que dejen de despedir empleados).

¿Cómo debe funcionar un buen paquete de estímulo?

Un buen paquete de estímulo debe estar compuesto de proyectos:

  1. Temporales: El nivel de gastos que toma un gobierno en un paquete de estímulo es muy alto y no es sostenible a largo plazo;
  2. Que generan trabajos hoy: El beneficio tiene que sentirse inmediatamente; la idea es ayudar hoy y no en 10 años;
  3. Que incluyen reducciones en los impuestos: Al reducirles los impuestos a los consumidores y a las empresas, el gobierno les está dando más dinero –en efectivo– a estos dos grupos, que ahora lo tienen disponible para gastar.

¿Qué dicen los que están a favor?

Aquellos que están a favor del paquete de estímulo dicen que es precisamente lo que necesita la economía. Como las empresas y los consumidores están gastando menos, es el deber del gobierno compensar por esos gastos, cueste lo que cueste, hasta que la economía mejore.

¿Qué dicen los que están en contra?

Aquellos que están en contra dicen que este tipo de proyecto –donde el gobierno toma mucho dinero prestado para gastarlo– es precisamente el tipo de comportamiento que causó la crisis actual. Al tener acceso a crédito muy barato, los consumidores tomaron demasiado dinero prestado para gastar más de lo que debían. Ahora al hacerlo el gobierno, se corre el riesgo de dañar el “historial de crédito” de Estados Unidos y endeudarnos a niveles sin precedentes por muchas décadas.

También dicen que no tiene sentido que el gobierno trate de “compensar” por el dinero que los consumidores y empresas estaban gastando ANTES de la recesión porque esos niveles de gastos no eran sostenibles. La verdadera solución está en apretarnos los cintos y esperar hasta que los precios de las viviendas y las acciones se estabilicen para que el consumidor se sienta cómodo gastando de nuevo –pero dentro de su presupuesto–.

Poniendo este paquete en perspectiva

Este paquete es enorme. La versión aprobada por la cámara de representantes incluye $544,000 millones en gastos y otros $275,000 millones en reducciones de impuestos (lo que totaliza $819,000,000,000). La versión que actualmente se está negociando en el senado supera los $885,000 millones.

Según el presidente, el paquete de estímulo puede generar 3 millones de trabajos: 2.7 millones en el sector privado y 300,000 en puestos de gobierno. Si logra esto, entonces cada uno de esos 3 millones de trabajos nos costará por lo menos $273,000 ($819,000,000,000 / 3,000,000).

Pero después de que el senado apruebe su versión, miembros de la cámara de representantes y el senado se sentarán a negociar una versión final para enviarle al presidente para su firma y convertirlo en ley.

Qué significa para tu bolsillo

Ciertos elementos del paquete de estímulo tienen un impacto directo en los consumidores, por ejemplo:

  • Un crédito de hasta $500 por persona en los impuestos para aquellos que ganan menos de $75,000 anuales
  • Un incremento de $500 en el Pell Grant (una concesión que ofrece el gobierno para los estudios universitarios) para el año escolar 2009-2010
  • Si estás desempleado, incluye una extensión de los beneficios por 20 semanas (en ciertos estados con tasas altas de desempleo ofrece 33 semanas adicionales)

En conclusión

El paquete de estímulo es muy costoso y no hay ninguna garantía de que realmente va a funcionar. Es difícil ver cómo el gobierno va a poder pagar el dinero que tomará prestado cuando se suma a lo que actualmente debe. Para la mayoría de los proyectos incluidos, es difícil ver exactamente cómo van a cumplir con los tres criterios que menciono al inicio de este artículo, especialmente lo de crear trabajos inmediatamente.

Esperemos que la versión final que sea aprobada tenga en cuenta estas observaciones y, más que nada, que funcione.

2 Responses to “El paquete de estímulo bajo la lupa”
  1. Name (required)

    que facil explicacion para tan complejo tema , grcias caballero, para mi lo mejor es ser mas realista y razonable con mi economia!

  2. Lilian

    muy buena su ayuda gracias …