Pasos que debes seguir antes de alquilar tu casa

Ante el aumento de los alquileres de viviendas en Estados Unidos y el mundo, en especial de las casas, es recomendable que como propietario del inmueble sigas una serie de pasos para hacer del proceso de alquiler una tarea sencilla y exitosa, y poder ofrecer la mayor comodidad posible a tu arrendatario.

El primer paso que debes realizar es asegurarte de que la casa esté en las mejores condiciones posibles para ofrecerla en alquiler. En la mayor parte de Estados Unidos se exige que el inmueble tenga al menos un baño, nevera, y estufa para la calefacción; de no cumplirse esto, el alquiler mensual disminuirá al igual que la cantidad de personas interesadas.

Lo siguiente es preparar las condiciones en que ofrecerás el alquiler de la casa. Por lo general, como arrendador tienes la libertad de escogerlas antes de firmar el contrato, como son:

  • 2 ó 3 meses de pago adelantado del alquiler (1 ó 2 meses de garantía y 1 mes de la estadía en curso) como una manera de respaldo.
  • Documentos legales vigentes del arrendatario, ya sea ciudadano, extranjero con visa, etc. Algunos arrendadores son más exigentes con este punto, llegando a pedir incluso constancia de trabajo y registros de seguridad social, como una medida de garantizar el pago durante los próximos meses.
  • En caso de realizar un contrato por más de 1 año, este siempre debe hacerse por escrito. En Estados Unidos, el plazo del alquiler puede ser de duración fija, periódica o indefinida, y usualmente es renovado por semana o mes.
  • Los departamentos pagan los servicios unificados, es decir los inquilinos de un mismo edificio pagan la misma tarifa por agua, gas y calefacción, mientras que la luz y el teléfono es individual. En las casas, se paga todo de manera individual.

Como tercer paso, es muy recomendable que tomes un registro fotográfico o audiovisual de las condiciones en que entregas el inmueble. Tanto arrendador como arrendatario deberían aceptarlo e incluirlo en el contrato escrito. Al momento de devolver la vivienda, esta debe encontrarse en el mismo estado que al inicio.

Lo siguiente que debes hacer es planear si piensas entregar el inmueble amoblado o sin amoblar al arrendatario o la oficina de bienes raíces. Ofrecerlo con muebles tiene sus ventajas, como un mayor alquiler, pero también ofrece algunas desventajas, como el deterioro de los mismos. En ambos casos, esto debes indicarlo en el contrato escrito.

Un quinto paso sería que te decidas por los canales de negociación de la casa. Puedes hacerlo directamente (con lo que el alquiler sería administrado por el arrendador), aunque existe la opción de un agente de bienes raíces. De ser este el caso, él se encargaría de los pormenores de la negociación, como conseguir interesados en el alquiler mediante alguna campaña de publicidad, brindar una seguridad financiera en relación al pago, etc., a cambio de un porcentaje o un precio fijo.

Para terminar, si eliges alquilar la casa o el inmueble de manera directa, es recomendable que recurras a un medio de publicidad y mercadeo, como periódico local o regional, campañas de radio, páginas de Internet, vallas en la calle, etc.