Si piensas comprar un bote, no olvides estos consejos.

Hace un año la familia Olguín compró su primer bote. Lamentablemente, no fue una buena experiencia para ellos ya que no sabían muchos “detalles” que a la larga se transformaron en “pesadillas” y  que les impidieron disfrutar de esta adquisición. Para que no te suceda lo mismo, recabamos la siguiente información para que si deseas tener un bote, lo puedas aprovechar al máximo.

Es recomendable que te des una vuelta por las marinas para que platiques con personas que ya tengan botes. Ahí podrás encontrar información importante y hasta te darán recomendaciones de gente que ya es dueña de uno. Puedes preguntarles precios del aparcamiento o lugares en dónde conseguir gasolina más barata. Es importante  que tengas conocimiento de cómo manejarlo. Practica si es posible con el de alguna otra persona, pero sería ideal si puedes tomar un curso o clases. Dicen que “la práctica hace al maestro”, así que antes de pensar subir a toda la familia y amigos, trabaja en esto lo más que puedas.

Apégate a un presupuesto. No quieras comprar un barco cuando tu cuenta bancaria te dice que solo podrás pagar un bote, sé realista con tu dinero. Especialmente con los gastos que tendrás que erogar en un primer momento, como pago de placas, registro, seguro y calcomanías. Más adelante, deberás pagar mantenimiento, estacionamiento, gasolina, chalecos salvavidas y accesorios para acondicionarlo. No olvides preguntar por la garantía que tenga el bote. Muchas veces te puede salvar de problemas, pérdida de tiempo, dinero y esfuerzo. No olvides también que los botes pierden valor desde la primera etapa de uso.

Si te decides por comprar un modelo pasado, trata de buscar uno que esté bien cuidado, especialmente del motor. Es una buena sugerencia consultar la opinión de un experto para que lo examine primero antes de comprarlo, quizás así te evites problemas a futuro. De igual forma, pregunta por qué lo están vendiendo, cuántas horas lleva en el agua, y si ha tenido accidentes. De ser afirmativa esta última respuesta, pregunta cuántos fueron y de qué grado. Ten cuidado con aquellos que venden a  “buen precio” y que dicen “se vende tal como está”, pues si bien el precio puede ser muy tentador, a la larga quizás salgas gastando más.

Ya sea que te decidas por comprar un bote nuevo o usado, revisa  si cuenta con el equipo de seguridad necesario, que todo el papeleo se encuentre en regla. Además, si navegas o timoneas el bote, no tomes pues te pueden multar. Ten presente que en el mar también existen reglas que tienes que conocer y cumplir.

Si quieres obtener mayor información puedes consultar estas páginas web y leer más consejos: www.namscms.org o www.marinesurvey.org. Aunque por el momento están solo en inglés, puedes utilizar un traductor en línea.

¡Feliz  travesía y suerte! Y recuerda que en el mar la vida es más sabrosa.