Ten cautela con las empresas de mudanza

Este año se espera que 1 de cada 5 familias se mudarán a una casa o un apartamento nuevo. La mayoría lo hacen por algún cambio importante –un nuevo trabajo, matrimonio, una familia creciente– pero otros lo harán porque han perdido sus casas o por otro problema financiero. Mudarse no es nada nuevo aquí. En promedio las familias en EE.UU. se mudan cada 5 años. La mayoría de las familias que se mudan contratan a una empresa para que los ayuden con el proceso de empacar, transportar y desempacar sus pertenencias en la nueva vivienda. Es un proceso que puede costar miles de dólares y si no sabes protegerte puede resultar en la pérdida de dinero, muebles y hasta tu paz. Existen tantas estafas en este sector por varios motivos. Primero, el gobierno ofrece pocas protecciones. De las miles de quejas que recibe el gobierno cada año, muy pocas son investigadas. También, una vez que la empresa tiene posesión de todas tus pertenencias, están en una posición fuerte para subirte el precio porque si no aceptas se quedan con todo. Tercero, muchos consumidores se guían solo por el precio y eligen el más barato. Los estafadores saben esto y fijan precios muy bajos. Finalmente, cualquiera puede decir que tiene una empresa de mudanzas. No es como otros servicios donde uno necesita una licencia especial. Por eso uno tiene que proteger sus propios intereses y ser muy precavido. Debes hacer lo siguiente:

Pide referencias a conocidos confiables.

Es bueno preguntar a amigos y familiares. También puedes hablar con agentes de bienes raíces y también llamar al departamento de recursos humanos (si trabajas para una empresa grande) y averiguar quiénes usan. A pesar de que yo uso Internet para casi todo, en este caso no lo recomiendo. Los estafadores o ponen muchos anuncios o compran listas de personas que han mostrado interés en contratar a una empresa de mudanza.

Pide copias de todos los datos de la empresa.

El nombre legal de la empresa, el nombre del dueño, el número de licencia del Departamento de Transporte, el número de licencia “motor carrier” (hasta puedes pedir una fotocopia de las licencias).

Pide un estimado por escrito y en persona.

Alguien de la empresa debe venir a tu casa y ver los cuartos y los muebles antes de cotizar un precio. Los que dan precio por teléfono no son serios; no es posible dar un buen estimado así.

Visita la empresa. Vete al almacén.

Algunas señales de que no es una empresa seria incluyen: usan camiones alquilados sin el nombre de la empresa; un almacén desorganizado; el uso de múltiples nombres en vez de tener un nombre empresarial; un almacén que luce como que recién se mudaron ellos mismos.

Tenlo todo por escrito.

El más mínimo detalle debe estar por escrito. Si esta en inglés, consigue un traductor independiente para que prepare una versión en español que tú entiendas. No confíes en ninguna promesa verbal; no es válida.

No Responses to “Ten cautela con las empresas de mudanza”