Tus derechos como pasajero aéreo

Viajar por avión antes era una experiencia emocionante para nunca olvidar. Hoy en día, la única emoción que uno siente al volar es estrés y al llegar a tu destino solo quieres olvidar el viaje. Aerolíneas declarándose en bancarrota, honorarios surgiendo por cualquier cosa, un incremento en el número de vuelos cancelados y tardes, la eliminación de los servicios básicos y las largas filas de seguridad son las características más comunes de viajar por avión hoy en día. A veces uno como pasajero se siente frustrado, humillado e impotente ante las acciones de las aerolíneas que nos perjudican como viajero. Algunos inconvenientes ocurren por circunstancias fuera de las manos de las aerolíneas. Pero otros problemas si son el deber de la aerolínea resolver. Nosotros como pasajeros tenemos la responsabilidad de informarnos sobre nuestros derechos y exigir que las aerolíneas las respeten.

Cuando uno compra un boleto para viajar, está entrando en un acuerdo legal con la aerolínea. Este acuerdo se llama en ingles el “contract of carriage” o contrato de transporte. Una reseña de este contrato se encuentra en el dorso de tu boleto y una copia completa se puede conseguir en el aeropuerto o en el sitio web de la aerolínea o llamando y pidiendo que te la envíen por correo sin costo alguno. Todos nuestros derechos y deberes como pasajeros se detallan ahí. Detallarlos tomaría un libro entero, pero entre los más importantes se encuentran:

Vuelos cancelados y tardes.

Actualmente, la ley federal no requiere que las aerolíneas compensen a los pasajeros en caso de que un vuelo se cancele o salga tarde. Cada aerolínea tiene sus propias normas detalladas en el contrato de transporte. A veces ofrecen pagar por un hotel o hacen el esfuerzo de conseguirte un espacio en otro vuelo, pero no es requerido.

Vuelos sobre vendidos.

Si hay mas pasajeros listos para viajar que asientos disponibles y la aerolínea te niega el derecho de montarte, ahí si la ley te protege. Ellos tienen que conseguirte un vuelo que llegue dentro de una hora del vuelo original. Si no, tienen que pagarte el costo del boleto (hasta un máximo de $400) si el nuevo vuelo llega de 1 a 2 horas más tarde (de 1 a 4 horas en vuelos internacionales). Si llega más de 2 horas más tarde (más de 4 horas en vuelos internacionales), tienen que pagarte el doble del costo de tu boleto (hasta un máximo de $800).

Existen algunas excepciones, pero en general puedes contar con esto.

En general, debes tomar en cuenta que las normas para vuelos domésticos son distintos a los de vuelos internacionales.

También, aunque no estés seguro de que tengas el derecho de solicitar algo, no pierdes nada con pedir que te hagan el favor. Teniendo paciencia y explicando tu situación (aun que tengas que repetirlo varias veces) y expresando claramente lo que necesitas puede resultar.